Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

María José de la Matta: "La farmacia actual no tiene nada que ver con la de hace 50 años"

Farmacia Padre Pío

La Farmacia Padre Pío de Sevilla cumplirá 50 años en 2020. Desde 1998, María José de la Matta es cotitular de la farmacia junto con su madre, María José Martín Calero, quien la adquiere en 1979. La farmacia ha participado en la segunda edición de los Premios TEVA con tres candidaturas, un servicio de monitorización ambulatoria de presión arterial (MAPA), uno de nutrición y dietética y otro de SPD.

¿Qué servicios ofrecéis en la farmacia?

El primer servicio que ofrecimos fue el servicio de seguimiento farmacoterapéutico, a partir de 1999. Los servicios más destacados que tenemos son el Sistema Personalizado de Dosificación (SPD) de Medicamentos, el servicio de monitorización ambulatoria de tensión arterial (MAPA), el de nutrición y dietética, y la elaboración de fórmulas magistrales. Los dos primeros servicios los presentamos ante los profesionales sanitarios del centro de salud más cercano para que no les extrañase recibir pacientes con informes de derivación preparados por nosotros.

Desde la Farmacia Padre Pío se realiza el estudio preliminar de caracterización de pacientes en farmacia comunitaria. ¿En qué consiste?

Queríamos determinar las características de todos los pacientes que teníamos registrados, detectar sus necesidades sanitarias mediante entrevistas personalizadas y establecer una serie de pautas de actuación adecuadas para nuevos servicios en la farmacia. Sirve para detectar los hábitos de higiene de los pacientes, el grado de conocimiento que tienen sobre sus patologías y medicación, y el grado de cumplimiento de los tratamientos. Fue premiado como el mejor trabajo de investigación farmacéutica por la Fundación Farmacéutica Avenzoar de Sevilla y nos ha servido para iniciar varios servicios, como el de nutrición y dietética, además del de SPD.

Vuestra farmacia ha participado en la segunda edición de los Premios TEVA. ¿Qué ha supuesto para vosotros?

Es la primera vez que nos presentamos y nos ha hecho mucha ilusión dar a conocer nuestro trabajo. Nos parece muy interesante que se reconozca el esfuerzo de las farmacias por la innovación y que se apoye la faceta asistencial de la farmacia comunitaria a través de los premios. Lo que también nos animó es que hubiera la posibilidad de motivar a otros compañeros con la presentación de nuestros servicios y fomentar la farmacia asistencial. Si dentro de dos años tenemos alguna iniciativa innovadora seguro que nos presentaremos de nuevo.

Habéis presentado tres propuestas a la segunda edición de los Premios TEVA. ¿Cuáles son?

En primer lugar, el servicio de monitorización ambulatoria de presión arterial (MAPA) en farmacia comunitaria lo ofrecemos desde finales del año 2015. Pretende medir la presión arterial de los pacientes durante 24 horas, cada 20 minutos durante el día y cada 30 por la noche. Necesita un dispositivo que se coloca a los pacientes que consideramos necesario realizar una MAPA. Es el caso de pacientes con hipertensión arterial de bata blanca o con mucha variabilidad en las tomas de presión. Preparamos un informe muy detallado con los valores de presión arterial registrados y se lo enviamos al médico de dicho paciente.

El servicio de nutrición y dietética responde a la necesidad de los pacientes de formarse en el ámbito de hábitos alimenticios. Propusimos una charla formativa inicial, se presentó el servicio a los pacientes y a través de una nutricionista se ofrece dicho servicio desde 2015. Es el servicio con más éxito en lo que a número de pacientes se refiere.

Finalmente, el servicio SPD es uno de los que más ayuda al paciente. Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que todavía no hay una mentalidad de pagar por los servicios, pese a que estos tres lo son. Los pacientes son personas mayores polimedicadas que se confunden habitualmente con los tratamientos. El servicio pretende y consigue mejorar tanto la adherencia al tratamiento como su cumplimiento.

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente y el médico?

Nos comunicamos sobre todo con los pacientes mediante llamadas telefónicas, folletos informativos, documentos escritos y charlas en grupo. En relación a las redes sociales, estamos intentando abrirnos poco a poco. Estamos en contacto con los médicos a través de correo electrónico, llamadas telefónicas y de un informe de derivación escrito, que es el que usamos con más frecuencia en la farmacia.

En 2020 la Farmacia Padre Pío cumplirá 50 años de existencia. ¿De qué manera ha evolucionado el servicio farmacéutico durante todo este tiempo? ¿Qué le depara el futuro a vuestra farmacia?

Creo que nuestra farmacia ha ido a la par del desarrollo de la atención farmacéutica. La farmacia de hoy en día no tiene nada que ver con la de hace 50 años, sobre todo debido a las nuevas tecnologías. Entonces no existían los ordenadores, las recetas electrónicas, se realizaban muchos servicios, pero no se registraban. Ahora todos los servicios están protocolizados.

En cuanto al futuro, tenemos un servicio en fase piloto, la adherencia a nuevos medicamentos (ANM). Consiste en acompañar al paciente en el inicio de un nuevo tratamiento. Está relacionado con el servicio farmacoterapéutico, pero es mucho más dinámico para la farmacia. Se realizan dos entrevistas durante las primeras semanas ya que, según la literatura médica, este período de tiempo es clave para la adherencia y cumplimiento del tratamiento. Por otro lado, nos planteamos poner en marcha el servicio de control de los factores de riesgo cardiovascular.