Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Juan José Trilla: “La gente compra online, pero compra cosas que ya ha probado en la farmacia”

Entrevistamos a Juan José Trilla, titular de la farmacia que lleva su nombre, para que nos cuente cómo ha evolucionado una farmacia con 70 años de historia.

Juan José Trilla con el resto del equipo de la Farmacia Juan José Trilla 

Tu madre, Francisca García Atienza, abrió la farmacia Trilla en 1946 en el barrio de Sants, una zona entonces muy rural. Ahora Sants es un barrio que forma parte del corazón de la ciudad. ¿Cómo ha evolucionado la farmacia para adaptarse a estos cambios?

La farmacia empezó como si fuese una pequeña barraca donde la gente venía y compraba una peseta de la época de alcohol o compraba dos aspirinas por un duro. Conforme empezaron a edificar la zona, porque todo eran campos, adquirimos un local en un bloque de pisos e instalamos la nueva farmacia. Hemos reformado tres veces el local y hemos actualizado la farmacia a las nuevas tendencias. También hemos añadido personal nuevo cualificado en los diversos campos que tratamos: cosmética propia, fitoterapia, homeopatía, análisis clínicos y nuestra estrella, el Sistema de Dosificación Personalizada (SPD).

¿Crees que el papel del farmacéutico sigue siendo el mismo?

El papel del farmacéutico ha evolucionado mucho y poco. Me explico, seguimos siendo un punto de referencia para los pacientes en el tema de la consulta y del asesoramiento médico-farmacéutico, como toda la vida. Sin embargo, la tecnología avanza y nosotros con ella. Tenemos al alcance toda la información necesaria que transmitimos a los clientes, quienes lo agradecen muchísimo.

La farmacia Trilla fue pionera en crear el sistema personalizado de dosificación (SPD) en Barcelona. ¿Cómo fue la introducción de este servicio?

Antes la gente utilizaba los típicos pastilleros de plástico que eran como unas bandejitas. Los usuarios, especialmente aquellos con demencia o de edad avanzada, tenían problemas para saber si se habían tomado la medicación, pues no había ninguna forma de comprobarlo. Ante este problema tan frecuente, mi madre cogió la idea de que rompiendo el plástico se sabía seguro si la pastilla había salido. El SPD reporta un sencillo control de ingesta del medicamento por tomas y por días de la semana.

¿Qué otros servicios ofrecéis?

Además del SPD, ofrecemos control de hipertensión arterial, análisis de glucosa, análisis de colesterol, triglicéridos, dietista, control de ansiedad, información del calendario de vacunación e información al viajero.

¿Cuáles tienen mejor acogida por parte de los usuarios?

El SPD tiene una acogida brutal y el tema de las analíticas, también. Ahora hacemos una modalidad nueva para tratar la ansiedad a base de acupuntura y semillas de sésamo que es muy innovador y tiene bastante demanda porque es pionero en la zona.

En la farmacia Trilla también contáis con una web en la que se venden productos de parafarmacia. ¿Cuándo decidisteis ponerla en marcha?

Es una web que está en funcionamiento desde hace un año y que vamos actualizando. Tenemos un servicio de mensajería que envía a los usuarios los productos a casa con un coste que depende del importe de la compra. A partir de 50 euros el coste es 0. La gente compra online, pero compra cosas que ya ha probado en la farmacia. Por ejemplo, nuestra línea propia de dermofarmacia. Vienen aquí, lo prueban y, si después no pueden venir, lo compran por internet. El sistema funciona perfectamente, incluso hemos llegado a crea amistades entre pacientes

¿Podrías hablarnos un poco de la colaboración con el Banco Farmacéutico?

La colaboración con el Banco Farmacéutico es una forma de ayudar a las personas sin recursos para que puedan proveerse de medicamentos. La gente que no tiene posibilidades económicas y no puede comprar los medicamentos que necesita acude al farmacéutico y este les financia la medicación. El farmacéutico lo pasa al Banco Farmacéutico y hay una liquidación mensual del importe que estas personas han gastado.

¡Muchísimas gracias, Juanjo!