Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Alberto García Romero. Presidente del COF de Madrid

El COFM promueve que los farmacéuticos oferten a la población una prestación sanitaria integrada en un catálogo de servicios orientados a la promoción y protección de la salud, prevención de la enfermedad y educación sanitaria

El COFM promueve que los farmacéuticos oferten a la población una prestación sanitaria integrada en un catálogo de servicios orientados a la promoción y protección de la salud, prevención de la enfermedad y educación sanitaria. Estos servicios profesionales, acreditados y retribuidos, proporcionarían ahorro al Sistema de Salud.

En enero del año en curso se firmó el Concierto que establece las condiciones de colaboración, durante el periodo 2011-2014, entre el Sistema Sanitario de la Comunidad de Madrid y la red de más de 2.800 oficinas de farmacia que hay en la misma. Un Concierto en el que se priorizan aspectos orientados a mejorar el desempeño del ejercicio de la actividad profesional de los farmacéuticos y se perfila el futuro de la prestación de servicios profesionales, lo que permitiría un modelo económico aceptable y daría mayor seguridad jurídica al acto profesional farmacéutico.

Además de los servicios básicos, inherentes a la oficina de farmacia, (dispensación, formulación magistral, información de medicamentos, farmacovigilancia), el Colegio de Farmacéuticos de Madrid propone un Catálogo de Servicios complementarios. Dicho Catálogo comprende programas que van desde el seguimiento de la adherencia terapéutica en residencias geriátricas o el seguimiento de pacientes crónicos y polimedicados hasta actividades de prevención de la enfermedad y promoción de la salud en grupos específicos de población (tabaquismo, alcoholismo, etc.) pasando por el cribado de patologías de alta prevalencia (diabetes, VIH, EPOC, etc.), el consejo nutricional o el seguimiento de factores de riesgo cardiovascular. Estos servicios lógicamente requerirán de la formación y acreditación previas del farmacéutico.

En el Colegio de Farmacéuticos de Madrid, dada la situación económica actual, somos conscientes de que la propuesta de un catálogo de servicios remunerados tiene la suficiente entidad como para representar un cambio cualitativo en los ingresos de las farmacias y sentar las bases para una mejora del sistema retributivo actual. Defendemos nuevos modelos de acceso a la prestación farmacéutica, en los que el profesional tenga reconocido un papel y el valor que aporte sea compensado con los incentivos adecuados.

Fuente:
Colegio de Farmacéuticos de Madrid