Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Luz verde a cuatro procedimientos de Buenas Prácticas en Farmacia

La publicación de los cuatro procedimientos da continuidad al trabajo iniciado con la presentación del documento de Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España

Un nuevo paso hacia la normalización de la práctica farmacéutica en España. Dispensación, Indicación Farmacéutica, Seguimiento Farmacoterapéutico y Farmacovigilancia son los primeros cuatro procedimientos que han recibido el visto bueno del Pleno del CGCOF.

La publicación de los cuatro procedimientos da continuidad al trabajo iniciado con la presentación del documento de Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria en España, en octubre de 2013. Este texto se basó en las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional Farmacéutica (FIP) que establece las cuatro funciones esenciales de los farmacéuticos:

1.Preparar, obtener, almacenar, asegurar, distribuir, administrar, dispensar y eliminar medicamentos.

2.Ofrecer una gestión eficaz de los tratamientos farmacológicos.

3.Mantener y mejorar el ejercicio profesional.

4.Ayudar a mejorar la eficiencia del sistema de salud y la salud pública.

Los documentos que se difunden ahora son fruto del consenso del Grupo de Trabajo de Buenas Prácticas en Farmacia Comunitaria, en el que participan el Consejo General, los COFs Barcelona, Cádiz, Guipúzcoa y Zaragoza, la Fundación Pharmaceutical Care, SEFAC y la Universidad de Granada.

¿Qué son las Buenas Prácticas en Farmacia?

Según el documento de consenso publicado en octubre de 2013, “las Buenas Prácticas comprenden una serie de orientaciones o recomendaciones para la práctica profesional, generalmente de mínimos, que deberían cumplirse para que una determinada actividad o ejercicio profesional pueda considerarse adecuado”. Las cuatro primeras publicadas son los siguientes:

Servicio de dispensación de medicamentos y productos sanitarios

Recomendaciones necesarias para que la práctica de la dispensación de medicamentos, tanto de los sujetos a prescripción como de los que no la necesitan, y de productos sanitarios pueda considerarse buena práctica profesional.

Servicio de Indicación Farmacéutica

Recomendaciones para el servicio profesional prestado ante la demanda de un paciente o usuario que llega a la farmacia sin saber qué medicamento debe adquirir y solicita al farmacéutico ayuda para solucionar un problema de salud concreto.

Servicio de Seguimiento Farmacoterapéutico en Farmacia Comunitaria 

Recomendaciones para el servicio farmacéutico profesional enmarcado dentro de la Atención Farmacéutica, que puede contribuir a la disminución de la morbi-mortalidad relacionada con el uso de medicamentos.

Actividades de Farmacovigilancia y de prevención de medicamentos falsificados por parte del farmacéutico comunitario

Recomendaciones para garantizar unos sistemas nacionales de farmacovigilancia efectivos y coordinados, con la implicación de los farmacéuticos y todos los profesionales de la salud, y para detectar posibles medicamentos falsificados, en especial mediante la venta a distancia a través de sitios web.

En estos momentos, el Grupo de Trabajo sigue desarrollando su labor, con la finalidad de publicar próximamente nuevos procedimientos de la práctica asistencial del farmacéutico. Su premisa es basar la práctica de la Farmacia Comunitaria en España en procesos relevantes y en las necesidades de la profesión.

El proyecto se enmarca en el Plan de Futuro de Farmacia Comunitaria, impulsado por los COFs y el CGCOF en 2012, cuyo objetivo principal es poner en valor el trabajo que desarrolla la profesión farmacéutica en España.