Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Las redes sociales, clave en el análisis de los efectos secundarios de los medicamentos

El 50% de los americanos toman algún tipo de medicamento y un 10% tiene prescritos cuatro o más fármacos.

Internet se está convirtiendo en una plataforma cada vez más útil para que los pacientes compartan en primera persona y con voz propia las reacciones de su cuerpo ante tratamientos farmacológicos. Varios estudios destacan el auge de este fenómeno, que supone todo un reto para agencias de control de medicamentos y farmacéuticas

Una reciente investigación del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (EE.UU.) ha llegado a la conclusión que el incremento de la actividad diaria de los pacientes en las redes sociales las están convirtiendo en una valiosa fuente de información para conocer sus experiencias personales y efectos secundarios ante un fármaco, que en muchas ocasiones no están registrados como tales. A pesar que en EE.UU. ya existe un sistema de alerta de efectos secundarios de medicamentos (Adverse Event Reporting System, FAERS), Twitter está desempeñando un importante rol como nuevo sistema de comunicación para que los pacientes compartan diariamente con el mundo sus experiencias. De esta forma, los pacientes pasan a tener un rol activo – juntamente al del personal sanitario – e incluso se le brinda la oportunidad de interactuar con otros ciudadanos que están en su misma situación.  

Este es un fenómeno que, según los expertos, se incrementará en las próximas décadas, teniendo en cuenta que el 50% de los americanos toman algún tipo de medicamento y un 10% tiene prescritos cuatro o más fármacos. Los datos hablan por sí solos. Un estudio de la editorial científica Springuer monitoreó entre noviembre de 2012 y mayo de 2013 el nombre de 23 medicamentos en la red social Twitter y concluyó que los usuarios lanzaron unos 7 millones de tweets relacionados, sobre todo, con los efectos adversos y sobre cómo cada individuo estaba respondiendo al tratamiento. El mismo alerta, por el contrario, que no todos los pacientes reportan los efectos secundarios de un medicamento de forma óptima y en muchas ocasiones no saben identificar correctamente.

Utilidad para las compañías del sector

Los expertos destacan que esta tendencia se está convirtiendo en una nueva forma low cost para las agencias estatales y federales de control de medicamentos para monitorear los efectos de los medicamentos en los pacientes.

La investigación del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades norteamericano también destaca que el gran volumen de información que están generando en las redes sociales los pacientes – de todas las edades - puede convertirse en un futuro próximo de gran utilidad para un análisis más preciso.