Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Las claves del Acuerdo Marco entre los farmacéuticos y Sanidad

En él se materializa la visión y la misión de la Farmacia española

“No hay Sistema de Salud sin Farmacia”, ha insistido Carmen Peña, presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF). El marco de estas declaraciones ha sido la presentación, durante este mes de julio, del informe de desarrollo del Acuerdo Marco de Colaboración, suscrito entre el CGCOF y el Ministerio de Sanidad. ¿Por qué es importante este documento para la Farmacia española? 

A resumidas cuentas, el Acuerdo Marco materializa la visión y la misión de la Farmacia española. La Ministra de Sanidad, Ana Mato, y la presidenta del CGCOF, Carmen Peña lo firmaron en noviembre de 2013, con el objetivo de apoyar a la profesión farmacéutica en sus nuevos retos, acordes a las nuevas demandas sanitarias de la población española. De hecho, este Acuerdo se enmarca en los 12 objetivos de la Farmacia con el paciente y el SNS. 

¿En qué consiste la propuesta técnica del Acuerdo Marco?

El documento, presentado por Mato y Peña, aboga por una mayor participación de la Farmacia en el Sistema Nacional de Salud. Así, se propone configurar una nueva Farmacia asistencial, enfocada al paciente y a dar respuesta a los retos del sistema. 

Foto: Ministerio de Sanidad

Esta propuesta se sustenta en los tres pilares del Acuerdo Marco, suscrito el pasado noviembre por el CGCOF y el Ministerio de Sanidad:
 

1) El Pacto por la Sanidad

Este pacto tiene la voluntad de consolidar un modelo asistencial renovado y de incluir a los farmacéuticos en la gobernanza del Sistema Nacional de Salud, para consolidar y garantizar la sostenibilidad y la calidad del sistema. Lo más destacado de sus 19 puntos es:

• Implicación en las políticas sanitarias: se facilitará la incorporación del farmacéutico en el diseño global de las políticas sanitarias y, dentro de estas, en las políticas farmacéuticas. Además, se buscará la eficiencia de manera más cooperativa, transparente y participativa.

• Uso Responsable de los Medicamentos: el farmacéutico, como experto en medicamentos, tendrá una participación activa en colaboración con otros profesionales en esta cuestión.

• Concertación universal: se asegurará la equidad e igualdad efectiva en el acceso al medicamento a todos los ciudadanos, gracias a la cercanía y accesibilidad de la Red Asistencial de Farmacias.

• Intervención en la salud pública: el farmacéutico debe jugar un papel imprescindible en las estrategias y programas de salud pública y, sobre todo, en el seguimiento farmacoterapéutico.

• Alianza Oficina de Farmacia – Farmacia hospitalaria: se reforzará la colaboración de la Farmacia Comunitaria y los servicios de farmacia de los hospitales en cuanto a los medicamentos falsificados.

• Calidad en los servicios: en base a la adopción de un modelo asistencial orientado al paciente, se garantizará la calidad de los servicios sanitarios, entre ellos los farmacéuticos. 

• Impulso de la I+D: clara apuesta por la investigación y el desarrollo en el ámbito sanitario, en el que se incluye la Farmacia. 

 

2) Desarrollo profesional

Partiendo del actual escenario de cronicidad y de mayor esperanza de vida de la sociedad española, el Acuerdo Marco aboga por promover las competencias del farmacéutico en todas sus facetas de la práctica asistencial. 

Cabe destacar que este apartado se ha redactado con miras a ofrecer servicios profesionales farmacéuticos. De hecho, se indica que la prestación de estos servicios debe hacerse teniendo en cuenta las prácticas farmacéuticas normalizadas internacionalmente. Además, se insta a la Organización Farmacéutica Colegial, las Universidades y las Sociedades Científicas a que desarrollen y difundan documentos conjuntos de buenas prácticas, que respondan a las necesidades de la sociedad.

En cualquier caso, el punto de partida estratégico para el desarrollo profesional de los farmacéuticos es la formación de grado, especializada y continuada, siempre adaptada a la realidad del SNS. 
 

3) Gestión clínica

El Acuerdo Marco entiende la gestión clínica como una herramienta colaborativa para la práctica multidisciplinar, que no puede entenderse sin la participación y responsabilidad de los farmacéuticos. De esta manera, se avanzará hacia un modelo de atención integral e integrada. 

Para reforzar la sostenibilidad del SNS y mejorar su eficacia, el Ministerio de Sanidad y el CGCOF proponen:

• El apoyo en la gestión del conocimiento y en el uso de las TIC.

• Una formación más práctica, sustentada en las TIC y enfocada hacia el abordaje de los problemas más comunes, como la adherencia terapéutica.

• El impulso de la investigación evaluativa sobre la eficiencia de los servicios farmacéuticos de dispensación, indicación farmacéutica y seguimiento farmacoterapéutico, especialmente a pacientes crónicos y polimedicados. 

• La mejora de la atención al paciente crónico desde la Farmacia Comunitaria, fomentando la cooperación entre los diferentes niveles de Farmacia asistencial.

“Potenciar la Farmacia Comunitaria en España es sensato políticamente, oportuno profesionalmente y necesario socialmente”, recalcó Carmen Peña, presidenta de la Organización Farmacéutica Colegial en su intervención. Junto al Consejo General, un grupo interno formado por miembros de SEFAC, SEFH, SEFAP y Pharmaceutical Care, así como la Conferencia de Decanos de las Facultades de Farmacia, han trabajado en las propuestas de la Farmacia. 
 

Más información

[PDF] Propuesta técnica de desarrollo del acuerdo suscrito entre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos