Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

La Farmacia, muy cerca del paciente que quiere dejar de fumar

Casi seis millones de personas mueren anualmente a causa del tabaquismo

En todo el mundo, casi seis millones de personas mueren anualmente a causa del tabaquismo. De entre las víctimas, se estima que unas 600.000 eran fumadores pasivos. Para concienciar a la sociedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el 31 de mayo. Los farmacéuticos comunitarios de todo el mundo –también en España- realizan una importante labor ofreciendo servicios de deshabituación tabáquica. Os explicamos cuáles son las mejores prácticas farmacéuticas en este ámbito.   

Reino Unido: el servicio farmacéutico de más éxito

El servicio ‘Stop Smoking', ofrecido por las Oficinas de Farmacia británicas, es el más popular de toda la cartera de servicios en este país. Los farmacéuticos ofrecen apoyo y consejo a las personas decididas a dejar el tabaco y, sobre todo, dirigen sus esfuerzos a llegar a grupos de población de especial interés, como las jóvenes y embarazadas. Por cada usuario del servicio que logre dejar de fumar, el NHS paga 93 € al farmacéutico.

En Escocia existe un servicio muy similar, el PHS Smoking Cessation. Cualquier escocés mayor de 12 años puede solicitar el servicio de cesación tabáquica. Los pacientes con enfermedades cardíacas o respiratorias es otro grupo prioritario al que se dirige el servicio.

Un año para decirle adiós al tabaco en Canadá

Al otro lado del Atlántico, los farmacéuticos de la provincia de Ontario (Canadá) ofrecen un servicio de cesación tabáquica en el marco de la estrategia ‘Smoke-Free Ontario’ basado en las “cinco A”: Ask, Advise, Assess, Assist, Arrange (en español: averiguar, aconsejar, evaluar, asistir y organizar). 

En este momento, el servicio farmacéutico se dirige a mayores de 65 años y personas dependientes. Durante un año, se conciertan nuevo encuentros entre farmacéutico y paciente, aunque el seguimiento también puede llevarse a cabo vía teléfono, con mensajes (e-mail, SMS, etc.) o cualquier otro medio al alcance de ambas partes.

Francia y la lucha férrea contra el tabaquismo

Una tesis doctoral de la Universidad de Angers señala que el 40 % de los fumadores considera que el farmacéutico puede ayudarle a dejar el tabaco. De hecho, el farmacéutico interviene en la deshabituación tabáquica en Francia desde que se diseñó en 1999 el Plan Gubernamental de Lucha contra el Tabaquismo.

Buenas prácticas de cesación tabáquica en España

Osakidetza (la sanidad pública vasca) impulsó recientemente el programa Euskadi Libre de Humo de Tabaco. Como objetivo de este programa el gobierno vasco se ha propuesto que cualquier ciudadano disponga de profesionales y recursos para dejar de fumar a menos de 500 metros de su hogar. Los farmacéuticos comunitarios forman parte de todo este conjunto de agentes sociosanitarios que forman una red de colaboración a distintos niveles y ofrecen un servicio de deshabituación tabáquica.

En Cataluña también sigue el veterano Programa de Cesación Tabáquica, puesto en marcha en 1998 por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona. Así, el COF Barcelona ha invertido en formación específica de calidad para los farmacéuticos, con el fin de capacitarlos para intervenir en deshabituaciones tabáquicas y proveer consejos de promoción de la salud en las Oficinas de Farmacia.

La Universitat de Barcelona, en su Máster Oficial en Farmacia Asistencial y Atención Farmacéutica, también da pautas para llevar a cabo intervenciones de este tipo en la Oficina de Farmacia. Podéis consultar el modelo en nuestro Observatorio.