Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

¿Cómo se ven los farmacéuticos a sí mismos?

Practicante, trabajador social, elaborador de medicamentos, proveedor, gestor y empresario. Así es como se describen los boticarios.

Según un estudio de la Universidad de Manchester (Reino Unido), los farmacéuticos se describen hasta con nueve roles distintos: científico, consejero en medicamentos, practicante, trabajador social, elaborador de medicamentos, proveedor, gestor, empresario, e incluso “profesional con un rol difuso”. Que coexista esta gran variedad de identidades refleja, tal y como se señala en las conclusiones, cierto grado de ambigüedad en el rol del farmacéutico, pero también que se trata de un perfil profesional con gran flexibilidad, por la amplia variedad de sectores en los que trabaja y las tareas que desempeñan.

43 farmacéuticos comunitarios y hospitalarios han participado en un estudio cualitativo de la Universidad de Manchester, con el objetivo de examinar la percepción sobre su identidad profesional. En concreto, se les preguntó cómo se ven a sí mismos como farmacéuticos y cómo creen que la sociedad ve su profesión. Aunque son datos curiosos, hay que tener en cuenta que la información corresponde a una pequeña muestra de un área geográfica muy concreta (Reino Unido) y no se puede generalizar a toda la profesión.

Así, tras realizar entrevistas a 43 farmacéuticos, los investigadores de la Universidad de Manchester han establecido nuevo identidades, con las que se identificarían los farmacéuticos británicos contemporáneos:

1. EL CIENTÍFICO. Esta es la identidad que más predomina entre los participantes en el estudio. Gracias al método científico, son metódicos, precisos y organizados, unas cualidades que los entrevistados creen que debe tener un farmacéutico.

2. EL EXPERTO EN MEDICAMENTOS. Aconsejar sobre los tratamientos es, sin duda, uno de los roles centrales de los farmacéuticos actuales, algo que se manifiesta en la mayoría de tareas de las que son responsables. De hecho, los farmacéuticos se ven como el profesional de referencia cuando otros profesionales o los pacientes tienen dudas acerca de medicamentos.

3. EL TRABAJADOR SOCIAL. Los farmacéuticos se ven como una figura clave para la comunidad. De hecho, ayudan a los pacientes en muchos aspectos, incluso psicológica e emocionalmente.

4. EL PRACTICANTE. Este rol tiene más prevalencia en los profesionales del ámbito hospitalario. Sin embargo, los farmacéuticos comunitarios no se ven a ellos mismos diagnosticando o tratando enfermedades graves, y lo consideran una responsabilidad de los médicos. 

5. EL ELABORADOR DE MEDICAMENTOS. Algunos farmacéuticos expresaron “nostalgia” por la farmacia de antaño, cuando se realizaban más fórmulas magistrales. No obstante, creen que el servicio personalizado inherente a la formulación magistral es algo que los pacientes valoran especialmente de la profesión. Hoy en día, este tipo de tareas ocupan poco tiempo en el trabajo del farmacéutico.

6. El PROVEEDOR DE MEDICAMENTOS. Los farmacéuticos consideran que cuando un paciente acude a la Oficina de Farmacia, este quiere que el tratamiento esté disponible, que le sea dispensado rápidamente y de forma efectiva. Algunos farmacéuticos ven la tarea de dispensar medicamentos como algo aburrido, que no hace justicia a sus capacidades y formación.

7. EL EMPRESARIO. Algunos señalaron que la sociedad puede ver a los farmacéuticos como simples dependientes detrás de un mostrador, y esta no es precisamente una imagen deseable para la profesión. Más allá de esto, el rol de empresario se ha convertido en una parte importante de la identidad profesional de algunos de los entrevistados y, según sus declaraciones, les da autonomía y satisfacción.

8. EL GESTOR. En el Reino Unido, muchas Oficinas de Farmacia son parte de grandes cadenas y están gestionadas por farmacéuticos-managers, no propietarios, algo que también ya forma parte de su identidad profesional.

9. EL PROFESIONAL DE LA SALUD CON UN ROL DIFUSO. La información obtenida en este estudio sugiere que hay algunos aspectos de la identidad profesional de los farmacéuticos que pueden ser difíciles de definir. Por ejemplo, en el ámbito del hospital, los farmacéuticos creen que los pacientes desconocen el trabajo que realizan y que incluso les confunden con los médicos.

Según los autores del estudio, el impulso de los servicios profesionales farmacéuticos en la Oficina de Farmacia –y el hecho de ser remunerados por ello, más allá del margen de la dispensación- contribuirá a que los farmacéuticos desarrollen una autopercepción incluso más  más positiva que la actual en el futuro. Por ahora, la relación de farmacéuticos y médicos o la poca presencia de los farmacéuticos en los medios de comunicación son preocupaciones de la profesión. De hecho, tanto los farmacéuticos comunitarios como hospitalarios entrevistados consideran que hay mucho trabajo por hacer para promocionar la labor que hacen para la sociedad.

Referencia bibliográfica

Elvey, R. et al. Who do you think you are? Pharmacists’ perceptions of their professional identity. International Journal of Pharmacy Practice, nº 21, 2013 [acceso: 16 de mayo de 2014]. Disponible en: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/ijpp.12019/abstract