Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Causas de la falta de adherencia y recomendaciones para mejorarla desde la farmacia

Un informe del FDB analiza las causas de la falta de adherencia y propone soluciones y recomendaciones dirigidas a profesionales médicos y farmacéuticos, con el fin de involucrar a los pacientes con su enfermedad y mejorar su adherencia.

El informe “Medication Adherence”, que acaba de publicar el First DataBank (FDB), analiza el contexto actual de la adherencia terapéutica y propone soluciones y recomendaciones para mejorarla. Se toma de ejemplo el caso de los Estados Unidos, donde de los 145 millones de pacientes crónicos, solo un tercio siguen su terapia de forma adecuada. Las consecuencias de una adherencia tan baja son negativas tanto para el paciente, que sufrirá de problemas de salud, como para el sistema sanitario, pues implica un gasto farmacéutico y médico (si se realizan operaciones o admisiones en el hospital) más alto de lo anticipado. 

Según datos del FDB, algunas razones por la baja adherencia podrían ser:

  • Mitos sobre el hecho que algunos medicamentos hacen más mal que bien.
  • Diferencias culturales, ya que en algunas culturas puede considerarse “débil” tomar medicación para encontrarse mejor.
  • Dificultad en sincronizar la medicación para los pacientes que siguen más de un tratamiento.
  • El caso de enfermedades asintomáticas, como la presión alta, que hace que los pacientes no sientan ningún dolor o incomodidad cuando se saltan la medicación.
  • Baja alfabetización.
  • Dificultad de visión, sobre todo en la población de mayor edad.
  • El coste de la medicación.
  • Dificultad de acceso a la sanidad, que hace difícil el seguimiento.
  • Complejidad del tratamiento.
  • Problemas de salud mental.
  • Adición a alguna medicación.

La forma de solucionar estos problemas es concienciando a los pacientes y dándoles las herramientas para que se conviertan en agentes activos en su propia terapia médica. De momento, programas en los que se ha involucrado a los pacientes han demostrado un cambio drástico: tanto clínico como económico. Por ejemplo, un paciente que sufre de asma o enfisema puede acudir a urgencias una media de 6 o 7 veces al año, pero si este paciente entiende su enfermedad, entiende qué características externas la influyen, y como puede controlarla él mismo, sus visitas a urgencias podrían reducirse a 1 o 2 anuales. 

Crear una relación bidireccional profesional-paciente ayudará a que los pacientes adopten un papel más activo en su tratamiento. El papel de los farmacéuticos es clave en ese aspecto, tal como destaca el informe, puesto que su posición en la sociedad facilita su acceso a los pacientes medicados. De esta forma, ofreciendo servicios como el sistema personalizado de dosificación, pueden asegurarse de que el tratamiento es el apropiado para el paciente y que este lo entiende y lo sigue.  

El First Databank

El First Databank (FDB, que literalmente significa “primer banco de datos”) es una institución que se dedica a la publicación de recursos e información sanitaria con el fin de mejorar la sanidad, desde la calidad asistencial, a la práctica profesional y la seguridad de los pacientes. Sus publicaciones incluyen mejores prácticas, programas de sanidad, e informes dirigidos a hospitales, profesionales, proveedores, farmacias y autoridades sanitarias públicas.

 

Fuente:

Medication Adherence Issue Brief, First DataBank: http://whitepapers.himssmedia.com/sites/whitepapers.himssmedia.com/files/Issue%20Brief%20-%20Medication%20Adherence.pdf?aliId=270179478

La fotografía de este artículo está extraída del informe del FDB enlazado arriba.