Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

Servicios para personas drogodependientes en las farmacias de Escocia

A medida que la actitud de los farmacéuticos hacia las personas con problemas de drogas (PCPD) mejora, también incrementa el número de servicios dirigidos a ellas.

Debido a su aventajada posición en la comunidad, las farmacias comunitarias son un punto clave en la atención de personas con problemas de drogas, sea para proporcionarles servicios específicos a su condición o consejos de salud general. Entre los servicios profesionales farmacéuticos que pueden ofrecerse a las PCPD, los más importantes son: la dispensación de un tratamiento de sustitución de los opiáceos (con metadona o buprenorfina) y su supervisión, el programa de intercambio de jeringuillas, y los consejos sobre el mal uso de los fármacos. Se trata de servicios que han existido en las farmacias comunitarias de Escocia desde hace más de veinte años, pero que cada vez son más prominentes.

Un estudio ha analizado las actitudes de los farmacéuticos escoceses hacia las PCPD y su nivel de intervención mediante los servicios que ofrece y ha comparado los resultados con la información que se tiene de 1995, 2000 y 2006 en los mismos campos. Con ese fin, se ha mandado un cuestionario a todos los farmacéuticos titulares de Escocia (1.246), y se han obtenido respuestas de un total de 873 de ellos (70%).

Estos son algunos de los cambios que se han producido en las cuatro fechas estudiadas:

  1995 2000 2006 2014
farmacias que participan en el intercambio de jeringuillas 8,6% 9,5% 12,2% 17,8%
farmacias que administran tratamientos de sustitución 58,9% 73,4% 81,6% 88%
farmacias que monitorizan el uso de metadona 18,9% 56,1% 72,3% 83,6%

Estos datos hacen patente que cada vez hay más farmacias que proporcionan servicios a las PCPD. El cambio más significativo se detecta en el porcentaje de farmacias que monitorizan el uso de metadona (que ha subido un 56,6% en 19 años), pero el constante incremento de farmacias que participan en el intercambio de jeringuillas también es importante, puesto que pone en valor la voluntad de cambio de los farmacéuticos.

Además del alcance, con el tiempo también han mejorado las actitudes de los farmacéuticos frente a las PCPD. Se ha detectado que uno de los elementos que más influye en la postura de los farmacéuticos es la formación que reciben, tanto en el uso incorrecto de fármacos como sobre las enfermedades de transmisión sanguínea. Como es de suponer, también existe una correlación entre la actitud del farmacéutico frente a las PCPD y el hecho de que su farmacia proporcione servicios dirigidos a ese tipo de pacientes.

Los autores del artículo han señalado que todavía hay mucho espacio de crecimiento para las farmacias en este campo, aunque sería óptimo que este tipo de servicios se integraran con en los programas correspondientes de sanidad pública.

 

Fuente:

Community pharmacy services for people with drug problems over two decades in Scotland: Implications for future development. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26723885