Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

¿Servicios farmacéuticos? La salud sexual no puede faltar

Lo dice The Roadmap, una hoja de ruta para trazar de forma pragmática el futuro de la profesión

En 2010, The Pharmacy Guild of Australia, la principal asociación de la Farmacia Comunitaria en el país, publicó The Roadmap, una hoja de ruta para trazar de forma pragmática el futuro de la profesión, gracias a la implantación y expansión progresiva de servicios farmacéuticos en las Oficinas de Farmacia. 

Este documento, también disponible en la web, se actualiza periódicamente, con el fin de adaptarse a las necesidades de los farmacéuticos y el contexto. 

Empoderamiento y cribado de problemas de salud sexual en la Farmacia

La salud sexual es una de las áreas en los que se centra por la hoja de ruta de la Farmacia australiana. No obstante, las ETS, como la clamidia, representan en el país una de las mayores causas de morbilidad a largo plazo. Los farmacéuticos australianos, en consonancia con sus homólogos británicos, consideran que deben involucrarse cada vez más en ofrecer servicios de prevención y de cribado en este ámbito.   

En concreto, The Pharmacy Guild apuesta por impulsar servicios de:

• Promoción de la salud sexual mediante la provisión de consejos e información.

• Cribado y detección precoz de enfermedades de transmisión sexual. 

• Concienciación sobre las ETS y la importancia de mantener siempre relaciones sexuales seguras. 

• Prevención de embarazos no deseados, realización de test de embarazo y soporte a la planificación familiar (pruebas de fertilidad, soporte en el uso de métodos anticonceptivos y dispensación de anticoncepción hormonal de emergencia). 

Según The Pharmacy Guild, este tipo de servicios profesionales farmacéuticos se deben ofrecer en una consulta privada, no en el mostrador. El titular sería responsable de la provisión del servicio, pudiendo contar con la colaboración de adjuntos formados en este ámbito. En caso de necesidad, se establecerá un protocolo formal para derivar el paciente de la Farmacia al otro profesional de la salud especialista. 

A pesar de que el farmacéutico ya cuenta con conocimientos adquiridos durante su licenciatura, para el cribado de ciertas enfermedades, como por ejemplo la clamidia, será necesaria formación adicional, apunta la asociación de farmacéuticos comunitarios. La hoja de ruta en cuestión también anima a los farmacéuticos a consultar recursos online, como los que ofrece la organización Sexual Health and Family Planning Australia (SH&FPA).  

Paciente y farmacéutico se benefician de los servicios

Según The Guild, los servicios en el área de la salud sexual confieren una mayor legitimidad a los farmacéuticos comunitarios como miembros del equipo de Atención Primaria. El valor y la confianza que los pacientes depositan en el farmacéutico que les provee este servicio también son algo sumamente gratificante para el farmacéutico, asegura la asociación.

Para el paciente, no cabe decir que la accesibilidad a estos servicios (contracepción hormonal de emergencia, consejos e información para prevenir el contagio del VIH u otras ETS) no tiene precio. En Australia –como en el mundo entero- los farmacéuticos son proveedores de Atención Primaria cualificados, con horarios extensos de apertura ydispuestos a resolver cualquier consulta de los pacientes al momento. 

De hecho, implantar este tipo de servicios farmacéuticos supondría, para el sistema de salud australiano, contar con casi 5.000 centros de salud sexual repartidos por toda la geografía, que contribuirían a poner remedio a la insuficiencia de recursos sanitarios de sus zonas rurales.

Fuente:
The Pharmacy Guild of Australia