Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

La voz de la experiencia del SPD en las Farmacias de Barcelona

La Farmacia Franquesa es una de las más de 1.500 de la provincia que trabajan con SPD

“La función asistencial es el leitmotiv de mi vida”, aseguran en la Farmacia Franquesa, una de las más de 1.500 Oficinas de Farmacia de la provincia que trabajan con SPD, un programa pionero que el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona lleva impulsando desde hace más de una década. 

De la misma manera que la Farmacia Franquesa, en la botica de Delfina Garcia también se ofrece este servicio: “cada semana preparamos SPD para un paciente, aunque antes elaborábamos más”. Estos pacientes llegan a la Oficina de Farmacia derivados por su médico de cabecera o acompañados de sus cuidadores, quienes han observado las dificultades de estas personas, que suelen ser de edad avanzada y que siguen múltiples tratamientos a la vez para enfermedades crónicas, y desean poner remedio a los problemas que experimentan con los medicamentos. 


Foto de Flickr.com/cavanas

“El SPD es una garantía, sobre todo, para los cuidadores de las personas con dificultades, que ven que el sistema es útil para el paciente y que logran no liarse con las tomas y las pastillas”, explican en la Farmacia Garcia Casas. Disponer de las dosis exactas que se deben tomar en cada momento del día facilita la vida a estos pacientes.

¿Qué es el Sistema Personalizado de Dosificación (SPD)? 

El servicio de SPD se enmarca en la reivindicación del profesional farmacéutico para potenciar su rol de agente de salud, según el COF Barcelona. Se trata de la elaboración protocolizada por parte del farmacéutico de unos envases tipo blíster con compartimentos en los que se colocan los medicamentos que deben ser administrados en cada toma, según la prescripción médica.

Foto: Farmàcia Sabaté

En este envase, se diferencia de forma clara la dosis de la medicación por días de la semana y horarios. Además, también se hacen constar otros medicamentos no sólidos prescritos, que consecuentemente no pueden incluirse en el envase, y la forma y momento de administración. “En el servicio de SPD reviso las interacciones, realizo una valoración de riesgos y llevo a cabo el control de medicamentos”, explica la titular de la Farmacia Franquesa.  

El paciente tipo del programa SPD de Barcelona es una persona mayor de 55 años, con enfermedades crónicas, y polimedicado. Los usuarios llegan a combinar tres, cuatro o más fármacos que pueden tener una posología irregular. En la gran mayoría de casos, el paciente recibe cuidados de un familiar o de otra persona. “No suelen ser personas independientes”, observa una de las farmacéuticas. 

Para acceder al programa SPD, el paciente debe cumplir una serie de requisitos, que se determinan en una entrevista inicial entre el farmacéutico y el aspirante a ser usuario del servicio. 

Barreras y oportunidades para el despliegue 

En la apuesta por la Farmacia asistencial y de servicios, también los farmacéuticos emprendedores también experimentan ciertas dificultades.  Según la Farmacia Franquesa, “se necesita más personal en la Farmacia para ofrecer este tipo de servicios. Suponen un coste y hace falta tiempo para hacerlos correctamente”, dicen en la Farmacia Franquesa. 

La introducción de la receta electrónica también dificulta los procesos: “a raíz de esto nos hemos percatado de la importancia que tiene conversar y dialogar con el paciente en la Oficina de Farmacia”, aseguran la farmacéutica, que también participa en el Programa de detección precoz de Cáncer de Colon.

En la Farmacia Garcia Casas también creen en servicios como el SPD, que contribuye a mejorar la calidad de vida de sus pacientes, y en la oportunidad para la profesión: “nos puede diferenciar toda esta atención extra que estamos realizando al paciente desde la Farmacia Comunitaria, siempre que la trabajemos bien”, afirman con rotundidad, “el paciente tiene que ver la Farmacia como centro de salud”.