Este sitio web utiliza cookies para aportar una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información consultando nuestra política de cookies. Aceptar

La declaración de intenciones de los farmacéuticos británicos: “We are Primary Care”

Un informe insta a los profesionales de Atención Primaria a reivindicar su rol vital en el National Health Service

En Atención Primaria el paciente realiza el primer contacto con el sistema de salud. Es por ello que los profesionales de este ámbito, como los farmacéuticos comunitarios, tienen oportunidades cada día para fomentar la salud, evitar la saturación de las consultas, y contribuir a la sostenibilidad del sistema sanitario. Un informe insta a los profesionales de Atención Primaria a reivindicar su rol vital en el National Health Service.

Una sociedad cada vez más envejecida y con enfermedades crónicas está generando una demanda insostenible para el National Health Service (NHS) británico, el sistema de salud público que durante 65 años ha provisto de atención sanitaria gratuita a los ciudadanos del Reino Unido. Hoy existe la necesidad de trasladar los servicios que tradicionalmente han ofrecido los hospitales a la Atención Primaria.

En este contexto, Pharmacy Voice, la institución que representa a los propietarios de Oficinas de Farmacia del Reino Unido, NHS Alliance, The Optical Confederation y la National Community Hearing Association, han impulsado de forma conjunta el informe “We are Pharmacy Care”. Este documento  pretende sentar un precedente para todos los profesionales de la Atención Primaria, ya sean médicos de familia, optometristas, dentistas o farmacéuticos, para que identifiquen parcelas en las que trabajar de forma colaborativa, con el fin de ofrecer una mejor atención a los pacientes y hacer frente a las desigualdades en los accesos al sistema de salud que puedan haber en el país.

De hecho, la idea es lograr que los ciudadanos –y el mismo sistema de salud- deje de ver el NHS como una amalgama de proveedores de atención de salud y lo perciba como un todo cohesionado. El objetivo es ofrecer una atención integrada, con la colaboración indispensable de los profesionales de Atención Primaria. 

Es por ello que los expertos que han elaborado el informe sostienen que la educación en salud para evitar enfermedades y la atención a la cronicidad y a las afecciones menores deben delegarse en manos de los profesionales la Atención Primaria. Sin embargo, existe una barrera importante: aunque el 90 % de la atención sanitaria se realiza en Reino Unido en los servicios de Atención Primaria, sólo reciben el 20 % de los fondos destinados al NHS.

La Farmacia Comunitaria, actor clave del sistema

Cada día pasan 1,2 millones de personas por las Oficinas de Farmacia del Reino Unido. Al año, esto representa un billón de oportunidades para los farmacéuticos británicos para involucrar a los ciudadanos en su propia salud y bienestar, particularmente aquellos que pertenecen a grupos de riesgo. “Los farmacéuticos son expertos de la salud accesibles, disponen de una red de locales cerca de los lugares donde la gente vive, trabaja y compra, tienen espíritu emprendedor y una clara voluntad de dispensar salud, no sólo medicamentos”, se describe así la Farmacia Comunitaria en el documento.

En la actualidad, los farmacéuticos de Reino Unido usan sus habilidades clínicas y experiencia para ayudar a sus pacientes a obtener el mayor beneficio de sus medicamentos, mediante servicios como el Medicines Use Review o el New Medicine Service, y periódicamente realizan intervenciones de salud pública y ofrecen otros servicios adicionales, como la deshabituación tabáquica o pruebas diagnósticas de enfermedades de transmisión sexual.

Es precisamente en los servicios profesionales farmacéuticos dónde los autores del informe ven una oportunidad para contribuir al NHS: las Oficinas de Farmacia son el lugar ideal para la detección temprana y las intervenciones en salud y estilo de vida. Además, consideran que la Farmacia Comunitaria puede derivar pacientes a otros servicios de salud o sociales como, por ejemplo, el dentista o el oftalmólogo, o incluso al médico de familia, si identifican adherencia terapéutica pobre. 

Por ahora, los resultados de las intervenciones en las Oficinas de Farmacia en el país son muy positivos. Por ejemplo, hay un farmacéutico comunitario tras uno de cada cinco pacientes que logró con éxito dejar de fumar entre abril de 2012 y marzo de 2013.

 

Referencia bibliográfica:

We are Primary Care. Pharmacy Voice, NHS Alliance, Optical Confederation y National Community Hearing Association. Reino Unido, julio de 2014.